Ciclos bursátiles


A la hora de invertir, es importante ser capaz de comprender los ciclos bursátiles para fundamentar con mayor información las previsiones sobre el mercado. Sin embargo, esto puede requerir investigación, conocimiento y experiencia en el sector, tareas que el inversor no especializado no puede acometer solo. Fisher Investments España y Fisher Investments Europe delegan la gestión de carteras a su sociedad matriz, Fisher Investments, con sede en Estados Unidos, sociedad que se sirve de su experiencia y sus años en el sector para identificar los tres factores principales que, a su juicio, afectan a la marcha del mercado: la economía, la política y el estado de ánimo de los inversores.

  • Factores económicos: el nutrido grupo de personas que trabaja en el Departamento de Investigación de Fisher Investments presta mucha atención a la publicación de los datos económicos más relevantes como la rentabilidad de los bancos o los beneficios empresariales, entre otros. Estos indicadores fundamentales sirven de orientación a las decisiones de nuestro Comité de Inversiones, un conjunto de cinco miembros responsable de fijar el marco general para las carteras de nuestros clientes.
  • Factores políticos: la política puede jugar un papel importante en el ciclo bursátil. Al evaluar los diferentes países y regiones, Fisher Investments tiene en cuenta factores como las barreras al comercio o al capital, la estabilidad del Gobierno y los posibles riesgos regulatorios.
  • Factores del estado de ánimo: Entender cómo se sienten los inversores y la prensa económica respecto al mercado de valores es clave para Fisher Investments en su seguimiento continuo de las predicciones bursátiles. El estado de ánimo es difícil de medir, pero Fisher Investments examina muchas fuentes, incluidas las opiniones de los expertos, los titulares de los medios de comunicación y el mercado de ofertas públicas iniciales (OPI), es decir, cuántas empresas salen a bolsa en un momento determinado. Estos recursos pueden darnos una idea aproximada de en qué momento, dentro de un determinado ciclo bursátil, nos encontramos.

Comprender los ciclos bursátiles

Es posible que usted necesite invertir en renta variable para alcanzar sus objetivos a largo plazo. Si es así, seguramente le cueste mantener la disciplina ante la incertidumbre del mercado y la volatilidad a corto plazo. Este esfuerzo puede ser todo un reto cuando su jubilación depende del rendimiento de su cartera, por lo que no parece extraño dejarse llevar por el pánico o por la euforia ante el mínimo acontecimiento.

La ansiedad por vender en escenarios de volatilidad negativa a corto plazo o por aprovechar el súbito aumento de precios de las acciones de un determinado sector o con unas características específicas puede ser una reacción peligrosa que repercuta gravemente en la rentabilidad a largo plazo de su cartera. Del mismo modo, entrar y salir del mercado con precisión con la intención de comprar en mínimos y vender en máximos en el momento preciso del ciclo –lo que se conoce en el mundo anglosajón como market timing– puede resultar una práctica irresponsable y, en última instancia, un freno para sus metas a largo plazo.

Fisher Investments Europe considera que la formación es la mejor manera de ayudar a los inversores a mantener la disciplina durante las inevitables etapas de euforia o zozobra que experimentan los mercados de renta variable. Esto supone ser capaz de identificarlas dentro del ciclo bursátil, así como los factores clave que las motivan.

Mercados alcistas y mercados bajistas

Seguro que ha oído alguna vez los términos mercado alcista y mercado bajista, pero quizás no sepa qué significan. Mercado alcista es un periodo de ascenso del precio de las acciones sostenido en el tiempo. A medida que el mercado alcista avanza, los inversores poco a poco van aumentando su confianza. Esta tendencia puede conducir a un optimismo «alcista» exagerado sobre una determinada clase de activo, sector o región e, incluso, desencadenar la euforia cuando los inversores, henchidos de felicidad, generan unas expectativas excesivamente ambiciosas, empujan los precios de las acciones hacia arriba y obvian el deterioro de los datos subyacentes.

Lo descrito contrasta con el llamado mercado bajista, que describe el ciclo en el que la bolsa experimenta una caída sostenida, normalmente superior al 20% desde su último máximo. Durante estos periodos el pánico se adueña de muchos inversores, lo que les lleva a vender guiados por sus sentimientos para intentar mitigar las pérdidas. Esta reacción emocional puede parecer correcta en el momento, pero a menudo supone desviarse de la estrategia de inversión a largo plazo, lo que puede resultar en un impacto negativo en su cartera si se pierden el rebote posterior.

Fisher Investments Europe cree que es importante ayudar a los clientes a mantener la disciplina en su estrategia de inversión a largo plazo durante los altibajos emocionales que caracterizan a todos los ciclos bursátiles. Es por eso que su modelo de negocio se basa en el contacto directo y en la formación del cliente.

Muros, batacazos y correcciones bursátiles

Creemos que el mercado bajista comienza de dos maneras: el muro y el batacazo. El muro –acortamiento de nuestra expresión muro de la preocupación– se refiere a las muchas inquietudes, acontecimientos y volatilidad del mercado a los que los inversores deben enfrentarse durante un ciclo alcista. El mercado alcista seguiría su camino ascendente mientras los inversores siguen asustados, pero cuando den paso a la euforia, el mercado bajista podría estar cerca. El batacazo, es cambio, responde a un acontecimiento económico negativo lo suficientemente grande como para hacer caer varios enteros el PIB mundial. Algunos ejemplos de batacazos potenciales son una guerra mundial, cambios regulatorios o una variación drástica de la oferta monetaria.

Los medios de comunicación informan de sucesos espantosos casi a diario, especialmente en la era de la novedad constante que propicia internet. Este tipo de noticias, junto con los temores de los inversores, sirven para construir el muro de la preocupación durante los mercados alcistas; incluso alguna de estas situaciones turbadoras puede llegar a convertirse en una corrección bursátil del mercado alcista, es decir caídas cortas del mercado basadas en las emociones de entre un 10% y un 20%. La causa puede no ser otra que el propio estado de ánimo general del mercado, por lo que son casi imposibles de predecir de manera sistemática.

Muchos inversores, con la intención de evitar las correcciones dentro del mercado alcista, acaban destrozando sus rendimientos a largo plazo, ya que venden cuando el desplome, motivado por el miedo, está tocando a su fin y se pierden el rebote de los precios posterior. Este tipo de operaciones emocionales y mal fundamentadas es solo una de las razones por las que un buen asesor financiero puede ayudarle a alcanzar sus metas y objetivos de inversión a largo plazo.

Cómo puede ayudarle Fisher Investments Europe

Fisher Investments Europe ha contribuido durante muchos años a la formación de inversores en el conocimiento de los ciclos bursátiles y las distintas opciones con las que conseguir sus metas a largo plazo. Para saber más descárguese alguna de nuestras guías formativas de inversión o contacte hoy mismo para hablar con uno de nuestros experimentados profesionales.

Invertir en los mercados de valores conlleva el riesgo de sufrir pérdidas. Resultados obtenidos en el pasado no garantizan rendimientos futuros. El valor de las inversiones y los rendimientos fluctúan según el comportamiento de los mercados de valores y los tipos de cambio de divisas internacionales.