Análisis de tendencias y análisis técnico

Un método a disposición de los inversores para intentar revalorizar el valor de sus carteras es analizar las tendencias en los movimientos de los precios de los valores o el volumen de las operaciones. Según esta teoría, si usted es capaz de identificar patrones o indicadores en el pasado, puede utilizarlos para negociar con éxito en el futuro. Esta práctica tiene en el análisis de tendencias y el análisis técnico dos de sus vertientes más populares.

En resumen, el análisis técnico es simplemente fijarse en factores como el volumen de negociación o las fluctuaciones de los precios en el pasado para intentar predecir qué sucederá en el futuro. A primera vista, este planteamiento parece lógico, pero recuerde que rentabilidades pasadas no aseguran rentabilidades futuras o, en otras palabras, tratar de derivar el movimiento del mercado de hoy a partir únicamente de las oscilaciones de ayer o del mes pasado no es una estrategia de inversión sólida. Para los inversores a largo plazo, recurrir únicamente al análisis técnico podría limitar sus opciones de alcanzar sus objetivos.

¿Qué es el análisis de tendencias?

El análisis de tendencias es una forma de análisis técnico que utiliza los movimientos de precios del pasado para predecir las tendencias del mercado del futuro e invertir en consecuencia. Da por hecho que el pasado sirve para pronosticar el futuro. Los analistas e inversores que utilizan el análisis de tendencias a menudo hacen referencia a los anteriores movimientos de precios de una acción o categoría determinadas poniéndolos en perspectiva con estadísticas tales como el volumen de negociación o cálculos sobre la valoración de las acciones.

El error del análisis técnico y de l análisis de las tendencias del mercado

Algunos utilizan el análisis de tendencias para tratar de identificar los movimientos del mercado, como el comienzo de los mercados alcistas o bajistas. A nuestro juicio, utilizar solo el análisis de tendencias puede acarrear ignorar un sinfín de factores complejos que influyen en los mercados, así que quizás no sea el mejor método para invertir a largo plazo. Como muchas otras teorías técnicas, el análisis de tendencias es esencialmente retrospectivo, busca confirmar que los patrones en los precios recientes indicarán su dirección en el futuro. Rentabilidades pasadas no aseguran rentabilidades pasadas, es decir, los movimientos de ayer no predicen los de hoy ni los de mañana. Tienen muy poco impacto en el rendimiento de las acciones de una empresa a largo plazo.

En Fisher Investments España, y en su empresa matriz Fisher Investments Europe, somos responsables de la gestión de carteras y consideramos que en los mercados alcistas y bajistas el éxito depende de investigar y analizar exhaustivamente los datos fundamentales clave del mercado. Utilizamos los datos históricos para evaluar las probabilidades de ocurrencia de acontecimientos económicos y políticos clave. Sin embargo, cada situación es diferente y compleja, son muchos los factores que potencialmente pueden alterar un resultado. El análisis de tendencias puede pasar por alto la complejidad de los movimientos del mercado. El hecho de que en algún momento del pasado se haya seguido un patrón, no implica que sucederá en el futuro.

Incluso si se descubriera un indicador predictivo consistente, en poco tiempo se volvería inútil, ya que los mercados son habitualmente eficientes. Cuando se descubre un patrón o tendencia, en nuestra opinión, pronto se incorpora a la cotización en el mercado, limitando así su poder predictivo. Esto se basa en la hipótesis de que los mercados son eficientes: establecen los precios de los activos en función de toda la información divulgada. La teoría sigue la premisa de que los inversores, en aras de la rentabilidad, se valen de todas las noticias, rumores y especulaciones a su disposición, de manera que cualquier oportunidad obvia desaparece casi al momento porque la información ya está incorporada a las cotizaciones. Por lo tanto, creemos que en cuanto se encontrara un indicador predictivo «mágico», el mercado lo descontaría.

Invertir a largo plazo

Otro problema significativo de estudiar las tendencias del mercado sin contar con un análisis fundamental, es que normalmente refleja una mentalidad cortoplacista. Si pretende predecir el mercado a corto plazo atendiendo a los datos de rendimiento pasados, es que sencillamente se ha olvidado de sus objetivos de inversión a largo plazo. Los inversores a largo deberían preocuparse más de aprovechar el crecimiento necesario para alcanzar sus objetivos. Al centrarse en las tendencias del mercado y en la evolución del futuro inmediato, los inversores corren el riesgo de perder de vista sus objetivos generales y reducir sus rendimientos a largo plazo si el análisis técnico resulta incorrecto. Si invierte a largo plazo, una estrategia de inversión más disciplinada puede brindarle más oportunidades de lograr sus objetivos de inversión.

Contacte con nosotros hoy mismo

Identificar las tendencias del mercado es una tarea extremadamente complicada. Muchos inversores, por sí mismos, no cuentan con la información ni las investigaciones necesarias para acometer en profundidad un análisis del mercado. Fisher Investments España puede acompañarle en el camino hacia la consecución de sus objetivos de inversión a largo plazo.

Para obtener más información, llámenos hoy mismo y conozca a nuestros experimentados profesionales o descargue alguna de nuestras guías formativas.

Invertir en los mercados implica un riesgo de pérdida y no existe garantía de que todo o parte del capital invertido sea reembolsado. Rendimientos pasados no garantizan ni predicen de manera fiable rendimientos futuros. El valor de las inversiones y los ingresos procedentes de las mismas están sometidos a la fluctuación de los mercados bursátiles mundiales y de los tipos de cambio internacionales.