Defina un plan de ahorro para la jubilación: cuanto antes empiece mayor crecimiento conseguirá

Si bien muchos jubilados se benefician de las pensiones que provee el Estado o las empresas para las que han trabajado, los hay que necesitan –o desean– más rentas de las que estos sistemas establecidos les pueden ofrecer. Por ello las personas que ahorran para la jubilación suelen adoptar una estrategia basada en tres factores: las pensiones públicas, las que ofrece la empresa en la que están empleados y un plan de pensiones privado. Además, esta exigencia de mantener un nivel de vida más elevado les obliga a planificar con tiempo su jubilación y a empezar a ahorrar lo antes posible.

Una planificación eficaz exige definir los objetivos

Antes que nada, si quiere saber cuánto tiene que ahorrar para la jubilación, defina cuáles son sus objetivos: ¿simplemente quiere recibir rentas de sus inversiones o bien aumentar su patrimonio?, ¿pretende dejar una herencia a sus familiares o a alguna entidad sin ánimo de lucro? Tal vez usted sea de los que, ante todo, desea conservar su capital.

Cualquiera que sea el objetivo, necesita diseñar meticulosamente su plan de ahorro. Entender cuáles serán sus necesidades de efectivo forma parte del proceso, así que calcule cuáles son sus gastos en la actualidad y cuánto espera que sean durante la jubilación. No olvide que tras la jubilación se suele incurrir en costes elevados, no solo porque puedan aumentar los relacionados con la salud, sino porque la inflación probablemente limite su poder adquisitivo.

Horizonte temporal

Para estimar los ahorros necesarios para jubilarse también debe responder a una pregunta peliaguda: ¿durante cuánto tiempo va a necesitar vivir de su dinero? A este periodo lo denominamos horizonte temporal de inversión. Pregúntese a sí mismo cuánto tiempo espera vivir y cuánto le sobrevivirán su cónyuge o cualquier persona que dependa de usted, como herederos u organizaciones con fines sociales.

Se debe ser cuidadoso a la hora de hacer estos números, ya que la mayoría vive más años que sus padres. Pensar así parece sensato, pero también significa que debe empezar a ahorrar cuanto antes para poder financiar su etapa como jubilado y disponer del tiempo suficiente para multiplicar sus ahorros.

Inflación y necesidades de efectivo

Es duro para cualquier persona, con independencia del estilo de vida que lleve, adaptarse a vivir con menos dinero, especialmente cuando se está acostumbrado a cierta holgura económica.

Sin embargo, la inflación puede encarecer su calidad de vida si gran parte de sus gastos se concentra en sectores cuyos precios suelen subir de repente. Muchos de los bancos centrales de los países desarrollados intentan contener la inflación en torno al 2% o 3% anual, por lo que cabe esperar que el coste de la vida vaya aumentando paulatinamente. A la hora de diseñar su plan de ahorro, asegúrese de que tiene en consideración el impacto de la inflación en su futura capacidad de compra y trate de estructurarlo conforme a esta realidad.

Igualmente, es fundamental estimar el efecto que tendrá en su jubilación las retiradas de efectivo que realice, ya que estas afectan a la evolución de sus ahorros al tiempo que tienen repercusiones fiscales; esta cuestión tributaria sin duda debe incorporarse al análisis.

La realidad sobre la conservación del capital

Solo una parte muy minoritaria de los inversores desea conservar su patrimonio y, además, para muchos de ellos esta estrategia quizá no sea la más conveniente.

Es posible que nunca tenga que efectuar un reembolso de su cartera de inversión y, además, espera que su patrimonio no sufra ninguna devaluación. Solo en este caso puede ser recomendable una estrategia de conservación del capital rigurosa. Pero la realidad es que la gran mayoría de los ahorradores requieren cierto grado de crecimiento en su plan de ahorro para la jubilación, lo que inevitablemente lleva aparejado un riesgo de pérdida que entra en colisión con la conservación del capital.

Empiece a ahorrar para beneficiarse de la capitalización compuesta

Cuanto antes comience a planificar sus ahorros para la jubilación y se ponga a ahorrar o a realizar aportaciones a su pensión, más se beneficiará de la capitalización compuesta de su cartera. En otras palabras, el rendimiento calculado sobre su capital inicial más la rentabilidad que este ha generado. Por ejemplo, si ahorra 50.000 euros y obtiene un 5% de rentabilidad anual sobre esa cantidad y no retira ningún importe durante 30 años, al final dispondría de 216.097 euros para la jubilación. 

Otra ventaja para los que invierten en planes de pensiones conservadores es que, en la medida que aporten más, los beneficios de la capitalización compuesta son mayores. A mayor ahorro, mayor crecimiento a largo plazo. Aunque la bolsa fluctúe de un año para otro, a largo plazo el precio de las acciones tiende a crecer y cualquier aumento de sus ahorros se beneficiará de las futuras tasas de crecimiento. Cuanto más joven sea cuando empiece a ahorrar, mayor será la capitalización compuesta generada por su cartera de inversión.

Busque el equilibrio de su cartera

La asignación de los diferentes activos en su cartera de inversión debe determinarse en función de sus objetivos particulares y sus expectativas de rendimiento. La distribución de títulos de efectivo, renta fija, renta variable y otras inversiones, incluidos los planes de pensiones, depende de sus intenciones. Si comienza a ahorrar pronto, puede concentrar más inversiones en renta variable con la confianza de que en el largo plazo hay más probabilidades de que la capitalización compuesta le beneficie. Si, en cambio, toma la decisión más tarde, puede afrontarla desde otro punto de vista, dependiendo de cuáles sean sus objetivos.

No dependa exclusivamente de las pensiones públicas y el plan de empresa

Definir sus objetivos, diseñar una estrategia y utilizar sus activos privados para la jubilación, le situarán en una posición de ventaja para no depender del sistema público de pensiones, el cual podría experimentar muchos cambios antes de que se jubile. Es más, no hay nada seguro en esta vida y eso incluye a las pensiones, la seguridad social o cualquier otro sistema de protección.

Si quiere tener la última palabra sobre su jubilación, lo mejor es apostar por un plan de ahorro diversificado que le provea de suficientes fondos y crecimiento. Cuanto antes comience a aportar, más probabilidades tendrá de alcanzar sus metas financieras para la jubilación.

Más sobre Fisher Investments España

Fisher Investments España puede asesorarle sobre cómo asignar los activos en su cartera de inversión de manera personalizada, en función de sus intereses y metas a largo plazo. Le ayudaremos a entender las ventajas de ahorrar para la jubilación y cómo afectan las aportaciones a su plan de pensiones a las rentas que percibirá en el futuro. 

Contacte con Fisher Investments España y le explicaremos las ventajas que le ofrece planificar su jubilación con nosotros.

Invertir en los mercados implica un riesgo de pérdida y no existe garantía de que todo o parte del capital invertido sea reembolsado. Rendimientos pasados no garantizan ni predicen de manera fiable rendimientos futuros. El valor de las inversiones y las rentas que se generen, fluctuarán con los mercados financieros globales y los tipos de cambio de las divisas internacionales.