COVID-19 y sus inversiones: ideas para ayudarle a afrontar este período inaudito y mantener el rumbo a sus objetivos de inversión


Actualmente nos encontramos ante un período difícil: la epidemia de COVID-19 se ha extendido rápidamente y muchas personas se han visto afectadas por su impacto. Es lógico preocuparse por las repercusiones del virus no solo a nivel personal, sino también por sus seres queridos, su sociedad y sus finanzas, entre otros. Queremos ayudar a aliviar parte de este estrés proporcionándole un asesoramiento claro y conciso sobre el impacto de la COVID-19 en los mercados y en la economía.

Le invitamos a confiar en nuestra amplia experiencia en inversiones: estaremos encantados de guiarle a través de este período de gran volatilidad. Durante más de 40 años hemos ayudado a miles de clientes a afrontar los altibajos de los mercados. Podemos ayudarle a comprender lo que está sucediendo en los mercados y lo que podría suceder en el futuro a partir de datos históricos, así como los posibles efectos en sus inversiones.

Síganos regularmente para estar al día con las últimas actualizaciones o póngase en contacto con nosotros en el 800 81 00 91 para hablar con un representante cualificado, quien estará encantado de ofrecerle más información sobre su situación personal.

¿De qué manera la COVID-19 afectará a los mercados y a la economía?

En nuestra opinión, los mercados empezaron a depreciarse a finales de febrero porque se anticiparon a las repercusiones de la interrupción de la actividad económica procedentes de las medidas de contención decretadas para mitigar los efectos de la Covid-19. Dado que los mercados se anticipan a la economía, la interrupción rápida y a gran escala de la actividad empresarial obligó a los mercados a descontar la creciente probabilidad de contracción económica antes de que nadie la pudiera percibir.

Los datos económicos publicados a partir de finales de marzo han confirmado la caída del PIB que todos se esperaban y el aumento de las tasas de desempleo como consecuencia de la interrupción temporal de la actividad empresarial, así como otras medidas de confinamiento adoptadas a nivel mundial.

En mayo, varios países (entre los cuales se incluyen los Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania, España e Italia) comenzaron a levantar gradualmente las medidas decretadas. Es evidente que los planes de desescalada están sujetos a cambios, por lo que aún está por ver cómo y cuándo se levantarán totalmente las restricciones. No obstante, en nuestra opinión, la reapertura de las economías de forma segura y sin futuras interrupciones debería ser un factor positivo para los mercados.

Creemos que la economía se recuperará con el tiempo. De acuerdo con nuestros análisis, es fundamental recordar que los mercados suelen repuntar antes de que termine una recesión. Aunque es demasiado pronto para determinar si el mercado bajista ya ha registrado su punto mínimo, por lo general, los mercados se han revalorizado desde finales de marzo. No obstante lo anterior, percibimos un sentimiento de pesimismo generalizado entre los inversores, totalmente habitual cuando se produce un repunte en los mercados. El pesimismo y el escepticismo permanecieron presentes en los mercados después de que el mercado bajista de 2008 pusiera punto final a su tendencia a la baja, mucho después de que las acciones superaran su máximo anterior registrado en 2007. Afortunadamente, los mercados no necesitan el optimismo generalizado de los inversores para revalorizarse: de hecho, el pesimismo puede bajar el listón de las expectativas ofrecidas en las noticias, lo que aumenta la posibilidad de experimentar una sorpresa positiva.

¿Los estímulos pueden realmente salvar la economía?

Un gran número de gobiernos y bancos centrales de todo el mundo han puesto en marcha paquetes de estímulos para tratar de mitigar el impacto económico sufrido por el coronavirus. Los paquetes de estímulos pueden ayudar a amortiguar el golpe en épocas de crisis, pero no son la panacea del problema. Si bien estas medidas pueden percibirse como un rayo de esperanza (especialmente para las personas y pequeñas empresas más afectadas por el impacto), no prevemos que sean la razón que desencadene el repunte de la economía o los mercados.

Por ahora, el Banco de Japón (BoJ) y el Banco Central Europeo (BCE) ampliaron sus programas de compra de activos, denominados expansión cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés). Asimismo, el Banco de Inglaterra también reanudó su programa de QE y redujo drásticamente sus tipos de interés. La Reserva Federal de EE. UU. decidió sumarse a esta iniciativa, y posteriormente adoptó medidas adicionales con el fin de prestar apoyo al sistema financiero. Por otra parte, Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania, Francia, Italia y Canadá también han decidido promulgar drásticos estímulos fiscales, los cuales, a nuestro juicio, parece que quieren abarcar diferentes aspectos. Estas medidas pueden resultar beneficiosas a corto plazo, especialmente para las pequeñas empresas que necesitan liquidez a corto plazo, como restaurantes, tiendas o guarderías, las cuales tratan de sobrevivir esta situación. No obstante, otras medidas de QE pueden desencadenar efectos negativos no deseados como, por ejemplo, que los bancos reduzcan su disposición a otorgar préstamos.

Los estímulos fiscales pueden ayudar a impulsar la demanda en un contexto de recesión más prolongado y favorecer la posterior recuperación, pero es probable que su impacto inmediato sea limitado. Las políticas fiscales requieren tiempo para que se implementen y surjan efecto en la economía. 

¿Cuándo terminará el mercado bajista?

Ni nosotros (ni probablemente nadie) tiene la respuesta a esta pregunta. A nuestro juicio, la duración del presente mercado bajista dependerá del tiempo que perdure la COVID-19 y del tiempo que los gobiernos, las personas y las empresas restrinjan la actividad económica. Podemos afirmar que, aunque el comienzo de este mercado bajista fue inaudito, la reacción de los inversores al mismo no lo ha sido, lo que sugiere que la posterior recuperación seguirá un desarrollo similar. Por lo general, la tendencia bajista termina porque las expectativas de los inversores están segadas por el pánico, lo que desencadena la depreciación de las cotizaciones a unos niveles irracionalmente bajos. Es este el punto en el que cualquier pequeño dato positivo puede favorecer la revalorización de la renta variable y propicia el repunte en forma de V del nuevo mercado alcista.

Descargue nuestro informe Perspectivas de los mercados para obtener más datos e información sobre el desarrollo y el posible final del mercado bajista en curso.

¿Cómo afecta el contexto actual a mis inversiones?

Hace tiempo que creemos que es imprescindible que los inversores no se pierdan las subidas de los mercados, dado que son necesarias para alcanzar sus metas y objetivos a largo plazo, y esta vez no será diferente. Aunque no podemos determinar la duración del mercado alcista, en el mejor de los casos, el cambio de su estrategia de inversión probablemente le asegure pérdidas y, en el peor de los casos, le desviará de sus objetivos de inversión para los que ha estado ahorrando.

Es evidente que cada inversor es diferente y, por tanto, deben tenerse en cuenta sus circunstancias particulares. Sin embargo, generalmente recomendamos que no se desvíen de sus objetivos de inversión a largo plazo determinados inicialmente. Cabe recordar que, históricamente, la rentabilidad a largo plazo incluye etapas bajistas. Ser paciente y permanecer en el mercado ahora le ayudará a beneficiarse del gran repunte del próximo mercado alcista.

No obstante, sabemos que será difícil, y por eso queremos estar a su lado en estos momentos. Póngase en contacto con nosotros y estaremos encantados de ayudarle a afrontar esta situación.

¿Qué medidas ha tomado Fisher Investments España para prestar apoyo a los inversores durante la COVID-19?

En esta coyuntura marcada por la volatilidad, es sumamente importante para nosotros seguir prestando un servicio excelente a nuestros clientes. Como siempre, nos comunicamos con nuestros clientes de manera proactiva y con mucha regularidad. A medida que la situación de la COVID-19 evoluciona, los clientes hablan periódicamente con sus consultores de inversiones dedicados, quienes les mantienen al día sobre sus carteras y nuestras estrategias de inversión. 

También ayudamos a los inversores a filtrar la información superflua de los medios de comunicación mediante nuestros informes directos y basados en hechos sobre la volatilidad del mercado y la COVID-19 por medio de nuestras plataformas digitales. Asimismo, en nuestras redes sociales de Facebook, LinkedIn y Twitter pueden seguir nuestras últimas actualizaciones.

¿Cómo puede ayudarme Fisher Investments España?

El coste a nivel personal y de sociedad del coronavirus es devastador, y la tensión financiera resultante tanto en la población como en los mercados no favorece el panorama actual. Muchos inversores sienten que se han desviado de su rumbo hacia sus objetivos financieros deseados.

Fisher Investments España se ha enfrentado a otros mercados bajistas y pandemias en el pasado, y queremos compartir nuestra experiencia con usted. Póngase en contacto con nosotros electrónicamente o por teléfono en el 800 81 00 91. Estaremos encantados de compartir nuestras perspectivas para ayudarle a afrontar estos tiempos marcados por la volatilidad.

Recursos adicionales:

Perspectivas de los mercados

Descargue nuestro último informe Perspectivas de los mercados para obtener una versión actualizada y juiciosa sobre el futuro de los mercados.

Invertir en los mercados implica un riesgo de pérdida y no existe garantía de que todo o parte del capital invertido sea reembolsado. Rendimientos pasados no garantizan ni predicen de manera fiable rendimientos futuros. El valor de las inversiones y las rentas que se generen, fluctuarán con los mercados financieros globales y los tipos de cambio de las divisas internacionales.