Rendimiento

Las carteras bien construidas se centran en el rendimiento a largo plazo, coherente con sus objetivos de inversión y su horizonte temporal. Sin embargo, invertir puede ser un camino largo y a veces lleno de desafíos.

Capear la volatilidad

Los periodos de aumento de la volatilidad en renta variable son normales y pueden ocurrir en cualquier momento, incluso durante los años de mercado alcista más sólidos. Pero una mayor volatilidad a veces puede ser difícil. Es posible que tenga la tentación de tomar medidas a corto plazo para reducir la volatilidad (como alejarse pronunciadamente de las acciones), medidas que pueden ir en contra de sus estrategias a largo plazo. Esto puede ayudar a aliviar la volatilidad a corto plazo, pero muchas veces puede tener consecuencias a largo plazo, ya que podría disminuir la probabilidad de alcanzar sus objetivos a largo plazo.

Permanecer centrado en el largo plazo

Por otro lado, en ocasiones puede tener la tentación de centrarse en los valores alcistas del mercado. Esta situación puede darse después de que un sector experimente un periodo prolongado de muy buenos rendimientos (como el sector tecnológico a finales de los 90 y principios de los 2000). En estos casos, puede que la estrategia que tome sea aumentar el riesgo (apostando todo a un solo sector), y que esto le desvíe de nuevo de su estrategia a largo plazo. Puede tener la sensación de que está "perdiéndose" mejores rendimientos. Pero esto también puede tener consecuencias a largo plazo que afecten negativamente al rendimiento. Incluso los sectores más alcistas tienen pérdidas, pero puede ser muy difícil predecir cuándo.

Los peligros de contratar basándose en los rendimientos

Muchos inversores toman decisiones de contratación basándose en rendimientos pasados. Esta práctica es peligrosa, no debe basar sus decisiones de contratación solamente en rendimientos pasados. Ningún gestor puede prometer en el futuro rendimientos como los pasados, ni rendimientos prolongados por encima de lo esperado ni que la inversión esté a salvo de pérdidas o riesgo.

Rendimiento en perspectiva

Nadie debe esperar conseguir rendimientos rentables todos los días, meses, trimestres o años. Por el contrario, el objetivo del rendimiento es superarse a lo largo del tiempo, situándole en el camino para conseguir sus objetivos de inversión en su horizonte temporal. Los mercados están mirando hacia adelante, no hacia atrás, y no se pueden adquirir rendimientos pasados. Vender rendimientos es la forma que tiene Wall Street de jugar con su codicia. Creemos que esto no va en favor de sus intereses.

Invertir en los mercados de valores conlleva el riesgo de sufrir pérdidas. Resultados obtenidos en el pasado no garantizan rendimientos futuros. El valor de las inversiones y los rendimientos fluctúan según el comportamiento de los mercados de valores y los tipos de cambio de divisas internacionales.