¿Cómo generará rentas durante la jubilación?

Las rentas durante la jubilación son una consideración primordial a la hora de planificar financieramente la última etapa de la vida. Después de todo, su libertad y comodidad económicas estarán determinadas en gran medida por la cantidad de ingresos que pueda recibir durante este periodo. Los inversores que no ahorran lo suficiente para ese momento podrían enfrentarse a decisiones más drásticas más adelante si no consiguen el estilo de vida que desean.

La mayoría de trabajadores contribuyen regularmente a una pensión de algún tipo que les sirve para financiar su jubilación. Sin embargo, es muy posible que, para este fin, los inversores también deban explorar otros métodos de generación de ingresos durante este periodo en caso de que su pensión no sea suficiente, como son las rentas derivadas de las inversiones. Estas pueden presentarse de muchas formas diferentes: dividendos de acciones, cobro de intereses fijos o ingresos por la venta de títulos, entre otros.

Cuando piensa en sus objetivos a largo plazo, tal vez se pregunte cómo le ayudarán en el futuro sus activos y ahorros de hoy. El asesoramiento financiero puede ser extremadamente útil para los jubilados actuales, así como para los trabajadores que se acercan a este momento. Junto con el ahorro sistemático, la diversificación en su cartera de inversiones puede contribuir a lograr el crecimiento de la misma a largo plazo y, cuando sea necesario, rentas durante la jubilación.

Entonces, ¿cómo se generan los ingresos durante la jubilación y cómo se conjugan la obtención de rentas y el crecimiento?

Diferencias entre ingresos y flujos de efectivo

Algunos inversores pueden creer que los ingresos por inversiones y el flujo de efectivo son más o menos lo mismo, pero nosotros creemos que hay una diferencia importante: los ingresos son dinero percibido, mientras que el flujo de efectivo es dinero que se retira de una cuenta. Por ejemplo, los dividendos y los pagos de cupones en la renta fija son ingresos, mientras que el efectivo resultante de la venta de un valor u otra inversión se considera flujo de efectivo; la diferencia entre el valor de compra inicial y el valor de venta se denomina ganancia o pérdida de capital.

Puede ser bueno obtener flujos de efectivo de su cartera si esto forma parte de su estrategia general de generación de ingresos o de planificación fiscal. Sin embargo, demasiados reembolsos no planificados pueden «comerse» el valor total de sus inversiones. Si las retiradas comienzan a reducir su cuenta antes de lo previsto, es posible que incluso tenga que cambiar sus expectativas sobre los flujos de efectivo futuros.

Comprender y planificar un nivel deseado de ingresos o de flujo de efectivo durante la jubilación, ya sea porque los fondos provengan de una pensión o de la venta de inversiones, debería ser parte esencial de su planificación financiera, por lo que es algo que debe comentar con su asesor. Este debe estar capacitado para ayudarle a calcular cuánto debe ahorrar ahora y cuánto crecimiento pueden requerir sus objetivos a largo plazo.

La renta fija no está exenta de riesgos

Aunque puede ser tentador invertir únicamente en productos de inversión generadores de rentas, como los valores de renta fija o las acciones de alto dividendo, puede no ser el mejor enfoque para generar ingresos durante la jubilación.

La menor volatilidad a corto plazo de los valores de renta fija, en comparación con la renta variable, puede hacerlos parecer más seguros. Del mismo modo, la rentabilidad a un interés fijo es a menudo predecible. Sin embargo, una menor volatilidad a corto plazo es posible que suponga un menor potencial de crecimiento a largo plazo, lo que puede ser perjudicial dado que la rentabilidad de su cartera puede necesitar superar con holgura la tasa de inflación. Si necesita un crecimiento de la cartera a largo plazo de cara a la jubilación, invertir únicamente en renta fija puede no proporcionarle los suficientes rendimientos a largo plazo para lograr sus objetivos.

Además, los inversores se enfrentan a muchos riesgos diferentes dependiendo de su estrategia y objetivos. Solo porque la renta fija no esté sujeta a la misma volatilidad a corto plazo que la renta variable no significa que no tenga riesgos, de hecho, tiene sus propios riesgos potenciales, incluidos los siguientes:

  • Riesgo de impago: Los bonos conllevan el riesgo de que el emisor del bono, generalmente una empresa o un Estado, no pueda pagar intereses o no devuelva la cantidad invertida o principal.
  • Riesgo de tipo de interés: El precio de los bonos tiene una relación inversa con los tipos de interés, lo que significa que se mueven en direcciones opuestas. Cuando los tipos de interés suben, el valor de los bonos de los inversores puede caer. Por lo tanto, los inversores que necesiten vender sus bonos antes del vencimiento podrían tener que aceptar un precio más bajo.
  • Riesgo de reinversión: Existe el riesgo de que cuando los bonos expiran y se devuelve el dinero, no sea posible reinvertir con un nivel similar de riesgo y expectativa de rendimiento, lo que le hará desviarse de su plan de jubilación original.

Cuando planifique su jubilación, valdrá la pena examinar sus activos y opciones para diseñar una cartera que le ofrezca las rentas que más le convengan cuando se jubile. A la hora de invertir, siempre debe priorizar sus objetivos financieros a largo plazo.

Dividendos

Los dividendos pueden parecer muy atractivos. Recibir un pago simplemente por mantener unas acciones en cartera suena a situación claramente ventajosa para el inversor. Pero bajo la superficie, estos beneficios no están tan claros.

Para empezar, ciertas clases de activos de renta variable pueden disfrutar de periodos en los que les vaya bien y otros en los que no tanto. Si una empresa consigue unos resultados peores a los que espera, puede reducir sus dividendos o eliminarlos por completo. Además, el precio de las acciones de las empresas que pagan dividendos puede caer en aproximadamente el importe de los dividendos que están pagando. Así pues, no es exactamente el «dinero gratis» que podría haber pensado que era.

Por otro lado, las carteras basadas únicamente en acciones de alto dividendo pueden tener participaciones en unos pocos sectores del mercado con activos que se comportan de forma similar entre sí, lo que puede ocasionarle algunos problemas debidos a la falta de diversificación. Si dichos sectores o países tienen un comportamiento negativo, es posible que su cartera se enfrente a una mayor volatilidad o a una rentabilidad inferior, lo que puede reducir sus posibilidades de éxito a la hora de lograr sus objetivos a largo plazo.

De lo dicho no debe concluirse que los dividendos sean algo indeseable. Simplemente es mejor evaluar una cartera basándose en el rendimiento total después de impuestos que en el método de generación de ingresos. Dependiendo de su situación, invertir únicamente en renta variable de altos dividendos puede no ser la mejor manera de lograr lo que se ha propuesto. En pocas palabras, seguramente le irá mejor si diversifica e invierte en valores y fondos que estén en sintonía con su plan de pensiones.

Productos de seguros que generan ingresos

En algunos países puede recurrir a seguros de vida para que le proporcionen ingresos regulares durante la jubilación. En muchos casos, los inversores pueden contratar un producto de seguro –dedicado a invertir en fondos– y recibir pagos vitalicios en función del rendimiento de los activos subyacentes o a un tipo fijo predeterminado. Aunque estos pagos pueden parecer muy «seguros», este tipo de producto financiero en ocasiones puede ser complejo.

Antes de comprometerse con cualquier producto de seguros, es esencial que usted entienda completamente las condiciones del mismo, incluidas las comisiones y cualquier desventaja que presente frente a otro tipo de inversiones. Aunque no parecen arriesgados a primera vista, no son la mejor manera de limitar el riesgo de perder dinero.

Fisher Investments España le puede ayudar

Como inversor, es crucial centrarse en el rendimiento total de su cartera y conciliar las rentas de la jubilación con un crecimiento adecuado a largo plazo de su patrimonio. La inversión enfocada en objetivos debe priorizar la diversificación y el mantenimiento de la disciplina a largo plazo.

En Fisher Investments España podemos ayudarle a formular mejor cuáles son sus objetivos financieros a largo plazo y cuánto tiempo necesita que su dinero trabaje para usted. Solo a partir de esta toma de conciencia previa podrá decidir con eficacia cuánto dinero necesitará para su jubilación y si los ingresos de su pensión serán suficientes para cubrir sus gastos cuando se jubile.

Llámenos hoy mismo al 800-81-00-92 para hablar con uno de nuestros profesionales o descárguese nuestra Guía definitiva sobre rentas en la jubilación para obtener más información. Todas nuestras guías financieras y de inversión son gratuitas, formativas y ofrecen sugerencias útiles que le serán de utilidad para invertir y planificar su futuro con confianza.

Invertir en los mercados implica un riesgo de pérdida y no existe garantía de que todo o parte del capital invertido sea reembolsado. Rendimientos pasados no garantizan ni predicen de manera fiable rendimientos futuros. El valor de las inversiones y las rentas que se generen, fluctuarán con los mercados financieros globales y los tipos de cambio de las divisas internacionales.